En MujeresEnRedIRIS charlamos con Rosa María Martín, una ingeniera informática enamorada de su profesión que resalta las capacidades que se desarrollan con este tipo de estudios y que anima a otras mujeres a modelar el mundo desde una perspectiva más femenina, adentrándose en una carrera con altas posibilidades laborales.

 

Lo suyo no fue vocación, sino que lo de estudiar Informática fue más bien porque se le daban bien las matemáticas y por recomendación de su profesor de física.

Desde el principio de esta aventura contó con el apoyo de su familia -algo fundamental para ella-, y echando la vista atrás, hoy Rosa nos asegura que las expectativas de futuro que imaginaba a los 18 años se han cumplido e, incluso, mejorado, pues en la actualidad hay una alta demanda de ingenieras informáticas en todo el mundo y está rodeada de otras excelentes profesionales.

¿Por qué tomaste la decisión de ser ingeniera y/o profesional TIC?

Lo cierto es que no fue una decisión vocacional ni largamente meditada. Estudié la carrera de Informática, que entonces era una licenciatura, por recomendación de mi profesor de física. No había visto un ordenador en mi vida, pero se me daban bien las matemáticas y pensé que quizás algún día podría programar yo misma las máquinas de marcianos con las que jugábamos en los bares. En mi caso, la elección requería irme a vivir a otra ciudad, lo cual le añadía cierto atractivo.

¿Cómo se vivió en tu entorno?

Nadie de mi entorno sabía en qué consistía la carrera, ni si serían ciertas las expectativas de futuro que algunos predecían. Mi abuela me sugirió que estudiara farmacia, que consideraba más apropiada para mí, pero mis padres me apoyaron totalmente. La carrera tenía fama de ser difícil, pero ellos me animaron a que probara y me arriesgara, con la confianza de poder volver atrás en cualquier momento. Para mí fue un alivio, pues a los 18 años es difícil escoger una carrera si no tienes una vocación clara y muchos jóvenes se angustian pensando que va ser de ellos si se equivocan en la elección.

¿Qué te gusta más de tu trabajo?

Me encanta poder gestionar proyectos y equipos de personas con capacidades técnicas e intelectuales excepcionales, ¡claramente superiores a las mías!. Creo que tener la capacidad de construir soluciones para mejorar la vida de la gente es algo por lo que deberíamos estar verdaderamente orgullosos. Cuando lo haces en equipo es todavía mejor. La informática ha evolucionado mucho desde que yo hice la carrera y esto requiere reinventarse y estar siempre al día. Esto me gusta, ya que me obliga a mantener la mente siempre abierta a nuevas ideas y cambios.

¿Cómo crees que se puede fomentar que las jóvenes opten por este sector?

Creo que hay que resaltar el impacto de nuestra profesión y las capacidades que se desarrollan con este tipo de estudios. La informática está presente en todos los aspectos de nuestra vida y por tanto nuestro trabajo se está aplicando en campos como la medicina, la educación, el transporte, la moda… que son sectores que se están transformando radicalmente gracias a las tecnologías de la información. Personalmente creo que las empresas y organizaciones del siglo XXI solo pueden estar lideradas por personas capaces de entender las capacidades de la tecnología. Muchos de ellos o ellas habrán optado por la ingeniería informática, pues es una carrera que te prepara para poder trabajar en cualquier lugar del mundo, te enseña a ser un buen profesional en una empresa o te da las habilidades para montarte tu propio negocio.

¿Algún mensaje para las futuras ingenieras y profesionales TIC?

La mayoría de mis compañeras de trabajo y estudiantes con las que colaboro no escogieron la informática por vocación, sino por las expectativas de futuro y ahora son excelentes profesionales. Las expectativas actuales son todavía mejores porque hay una alta demanda de ingenieras informáticas en todo el mundo.

Sin embargo, creo que hay otras razones para optar por este camino. La informática de por sí te capacita para poder desarrollar todo tipo de soluciones creativas con impacto en nuestra vida diaria.

Mi consejo es el mismo que me dieron mis padres, hay tiempo de sobra para cambiar de rumbo si finalmente ves que no te gusta y creo que vale la pena adentrarse a probar una carrera con altas expectativas laborales si una está dispuesta a estudiar al máximo. Considero importante participar en lo que nos depare el futuro y modelar el mundo desde una perspectiva más femenina.

Finalmente, independientemente de la profesión que escoja cada una, creo que las mujeres debemos sentirnos más orgullosas de como somos y de lo que hacemos. Tendemos a ser excesivamente modestas y en muchas ocasiones nos frenamos a la hora de expresar nuestra opinión en público para poder pasar desapercibidas. Así, que es bueno soltar el freno de vez en cuando, hacernos visibles y participar en iniciativas como esta.

curriculum vitae

Rosa María Martín

Carrera Técnica y de Gestión

  • Actualmente Jefa de la Unidad de Servicios TIC de  la UTG CNTIC- Universitat Politècnica de Catalunya
  • 2008 Directora Técnica inLab FIB – Universitat Politècnica de Catalunya
  • 1999 Jefa de Proyectos – Universitat Politècnica de Catalunya
  • 1989 Técnica de Sistemas – Universitat Politècnica de Catalunya
  • 1985 Programadora – Universitat Politècnica de Catalunya

Formación

  • 1987 Licenciatura en Informática (equivalente a Ingeniería Informática nivel máster)
  • 2008 Postgrado en habilidades directivas para profesionales de las TIC. Fundació UPC

rosa-maria-martin

Gobierno MICINN MINECO RedIRIS red.es icts