En MujeresEnRedIRIS charlamos con Isabel Campos, doctora en Ciencias Físicas e investigadora de Cromodinámica Cuántica, rama de la física de partículas y una de las áreas de la ciencia que consumen mayores recursos computacionales en los Superordenadores de todo el mundo.Isabel anima a las mujeres a que no se dejen parametrizar por el hecho de ser mujer.

 

 

Quiso estudiar Ciencias Físicas porque quería entender como funcionaba el Universo. Contó con el apoyo de sus padres y recuerda el papel de sus profesores como fundamental para poder desarrollar su vocación.

¿Por qué tomaste la decisión de ser ingeniera y/o profesional TIC?

Mi formación es Ciencias Físicas. Recuerdo que quise estudiar Física por los mismos motivos que la mayoría de mis colegas: entender como funciona el Universo. Tras los años de formación, una se cuenta que tal vez ese objetivo era demasiado elevado, y uno se conforma con entender un solamente un aspecto. En particular, yo quise concentrarme en investigar los mecanismos por los cuales los quarks se confinan, una rama de la física de partículas que se llama Cromodinámica Cuántica (QCD siglas en inglés). En concreto, hice el doctorado en el área de Lattice QCD. La única formulación matemáticamente bien definida para estudiar el confinamiento de los quarks, sus masas, o las masas de las partículas hechas de quarks (protones, neutrones,…) es la implementación de la teoría en una red en espacio-temporal, y la implementación de esa red en un computador. El área de Lattice QCD es una de las mayores consumidoras de recursos computacionales en los Superordenadores de todo el mundo.

¿Cómo se vivió en tu entorno?

En mi entorno familiar no se vivió de ninguna manera particular. Había sin duda un cierto sentimiento de orgullo en mis padres. El entorno enseguida hace comparaciones con amigos cuyos hijos estudiaban carreras no científicas. Cuando yo comencé la carrera en el año 1988, no se hablaba de estas cosas del género.

Recuerdo el papel de mis profesores de primaria y de secundaria como fundamental en mi entorno de aquellos años. Hay personas en el ámbito educativo que son capaces de dar a los jóvenes el empujón de autoconfianza que necesitan, y cuya labor ni está reconocida, ni es medible por ningún parámetro.

¿Qué te gusta más de tu trabajo?

La existencia de retos.

El reto de implementar de manera eficaz un sistema de computación distribuida en Europa, que facilite el trabajo diario a todos los investigadores, es un objetivo ilusionante, por las implicaciones que tiene para el desarrollo científico de todas las áreas. En los últimos años he dedicado gran parte de mi tiempo a desarrollar las políticas que den lugar a esa red global Europea. Este esfuerzo cristalizó en su día con la European Grid Iniciative (EGI).

El esfuerzo integrador ahora está en el European Open Science Cloud (EOSC) donde estoy trabajando con la Comisión Europea en definir cómo, en práctica, poner en marcha este ecosistema. Es una tarea titánica, con muchos rozamientos, pero a pesar de todo ilusionante. En el fondo estamos trabajando en el sector científico, como punta de punta de lanza de la tecnología IT en Europa y en el mundo, educando y formando a gente joven en nuestros centros de investigación. Ellos serán los que empujen la innovación y el desarrollo futuro de Europa.

En mi “vida civil” fuera del ámbito de las políticas de computación, y como investigadora, sigue siendo muy ilusionante hacer simulaciones de QCD. Ahora estamos trabajando en la implementación de QED en la QCD, es decir, la interacción de la luz con la materia. Este es un proyecto muy ambicioso, que requiere el acceso a decenas de miles de procesadores en el entorno de PRACE durante varios años.

¿Cómo crees que se puede fomentar que las jóvenes opten por este sector?

Es una pregunta cuya respuesta depende en gran medida de la cultura del país donde se tienen que aplicar esas medidas.

Yo siempre cuento que soy de un pueblo de 2.000 habitantes (y creo que cada día quedan menos) de la provincia de Zaragoza, Ateca. La primera vez que alguien me preguntó porqué había estudiado Física siendo una mujer, no fue allí. Fue en la secretaría de Recursos Humanos, del Laboratorio de Investigación en Hamburgo donde hice mi primer postdoc. Nunca jamás me había hecho ese tipo de preguntas…   ¿Curioso?

En el ámbito tecnológico la mayoría de colegas femeninas con las que me encuentro son del Sur de Europa (Italia, Portugal Grecia…).

Da mucho que pensar sobre el papel que la sociedad adjudica a las mujeres en el Norte y en el Sur de Europa. Por eso me resulta preocupante que en los países del Sur de Europa, como España, se quieran implementar políticas pensadas para resolver los problemas de otro tipo de sociedades, más avanzadas sin duda en el aspecto tecnológico, pero que, en mi opinión, tienen mucho que aprender del Sur de Europa en lo tocante a igualdad de género.

Desde mi experiencia personal, recuerdo momentos en los que conocer la experiencia de mujeres que investigaban con éxito me resultaba reconfortante, sobre todo en la adolescencia, que es una etapa especialmente llena de inseguridades. Probablemente todo esto se aplica también a mis colegas masculinos en cierta medida, la necesidad de reafirmar convicciones no distingue sexos. Probablemente hay una empatía mayor de mujer-a-mujer o de hombre-a-hombre. Eso es al menos lo que yo pienso.

Recuerdo especialmente leer una entrevista a Josefina Castellví hablaba sobre la Base Española en la Antártica. Yo tendría 14 o 15 años, y al leer todo aquello, me pareció una persona tan increiblemente feliz con su trabajo, que me dejó impresionada. Muchos años después tuve ocasión de saludarla en una conferencia que organizamos. Creo que le dije algo así como que, “llevo más de 25 años deseando hablar con usted”. Nos reímos muchísimo. Tan encantadora y llena de energía como transmitía en aquella entrevista.

Cada uno tiene que participar en la medida de sus posibilidades. En las jornadas de puertas abiertas, procuro que si hay un grupo de escolares con niñas, soy yo quien les enseña la sala de computación. Creo sinceramente que eso ayuda, o al menos, me pongo en el lugar de esas niñas, y creo que a mí me hubiera servido de acicate.  En general, visibilizar lo que los anglosajones llaman “role models” me parece eficaz e incluso necesario.

¿Algún mensaje para las futuras ingenieras y profesionales TIC?

Me parecen contraproducentes los debates excesivos, consecuencia sin duda de atacar el problema desde el punto de vista de la situación en los países del Norte de Europa, en una sociedad que no se corresponde.

Es preocupante que una chica en España, cuando piensa en estudiar una carrera científica y tecnológica, piense en temas de género. Yo no lo pensé nunca, mi generación no lo pensó. El hecho de que se sobre actúe en este sentido da lugar a un escenario en que las jóvenes piensan primordialmente en que estudiar ciencias es un problema de género, en vez de pensar en los retos, oportunidades que ofrecen las carreras científicas y tecnológicas. Me preocupa la deriva de las cosas en este aspecto, porque parece que en lugar de avanzar vamos para atrás.

Mi mensaje es que piensen por sí mismas, y se expresen libremente sobre lo que quieren hacer en su vida profesional. Que no permitan que se les juzgue en términos de género durante su vida profesional, ni en perjuicio por supuesto, pero tampoco en beneficio. En resumen, que no se dejen parametrizar por el hecho de ser una mujer.

 

curriculum vitae

Isabel Campos

Carrera Científica y Académica

  • 2001-2004 Invetigadora asociada en Brookhaven National Laboratory
  • 2002- 2004 Investigadora asociada en Leibnitz Computer Center
  • Actualidad- junio de 2017  Miembro de la European Open Science Cloud High Level Expert Group, de la Comisión Europea
  • Actualidad- 2005  Investigadora del CSIC en el IFCA
  • Actualidad- mayo de 2018 Commision for Singular Infrastructures and Participation in European Research Infrastructures
  • Actualidad- septiembre de 2018  Vicepresidenta del Consejo Asesor de la Fundación CESGA

Formación

  • 1988- 1993  Doctora en Físicas, Física Teórica y Matemática. Universidad de Zaragoza

isabel-campos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar comentario

Gobierno MICINN MINECO RedIRIS red.es icts